El cuento de Andersen sobre los niños que se pierden en el bosque y encuentran el camino siguiendo unas migas ya no sirve. Nos dijeron que había migas de oro suficientes para iluminar el camino de los jóvenes que, cumplidos los 16 años, empezaban su andadura hacia la vida adulta. Nos aseguraron que había recursos...