Cuando la línea entre el amor y el rencor es difusa y se echa a perder la energía del primer día en una relación sentimental, ésta ha perdido completamente su propósito. Si de las palabras y tangos correspondidos, se pasa a la desconfianza y la ambición, es mejor terminar con un adiós. Y eso es lo...