Su origen topónimo se lo debe a ella, la diosa Europa. Según la mitología griega, la bella princesa fenicia enamoró a Zeus. Le cautivó de tal manera que el padre de los dioses y los hombres se transformó en un toro blanco sólo para seducirla. Al verlo, la princesa puso flores sobre su cuello y...